Teléfono: 974 420 779

info@artmemori.com

El duelo a través del cuerpo

  • jueves 26 de noviembre de 2015

Autora del texto: Ana Maestro, psicóloga miembro del Gabinete de Expertos de Artmemori.

 

Cuando hablamos de duelo es común oír hablar de acompañar los sentimientos de la persona (frustración, soledad, impotencia….), redirigir sus conductas (horarios de sueño, alimentación sana….) y ayudarle a expresar sus emociones (rabia, tristeza, miedo…). Pero, ¿qué pasa con nuestro cuerpo cuando estamos en duelo?

Sabemos que nuestro cuerpo es recipiente de todo aquello que vivimos. ¿Cómo maneja el cuerpo esos pensamientos que le inundan, esa emoción que se desborda, ese apetito que se evapora?

El cuerpo también experimenta un proceso de duelo, el cual duele y el cuerpo también “tiene voz” durante la elaboración de este proceso. Muchas veces, de una forma racional creo que estoy superando mi duelo, pues me esfuerzo por pasar de la negación a la aceptación, porque ya no lloro tanto, porque parece que como algo mejor... En cambio, por otro lado, mi cuerpo me está mandando pequeñas señales que, sino escucho, se quedan desatendidas. Por ejemplo, noto que tengo tensiones musculares, náuseas por las mañanas sin llegar a vomitar, presión en el pecho, dolor de cabeza, pérdida de fuerza, diarrea... Y a todo ello no le hago caso, pues estoy centrado en aceptar mi pérdida, tratar de dormir, tratar de volver a mis rutinas, etc., como si quisiera “programar” qué siento, hago o pienso.

No podemos separar el cuerpo de la mente, no son entes divididos que vayan cada uno por su lado. Lo que puede ocurrir es que somaticemos nuestras emociones/pensamientos en nuestro cuerpo, esto es, transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria. Es importante ofrecerle un momento de atención a nuestro cuerpo al día, y para ello existen diversos métodos, que os iremos comentando en posteriores artículos en este mismo blog.

En definitiva, nuestro cuerpo, al igual que nuestros pensamientos y sentimientos, necesita ser escuchado y atendido. El cuerpo paga un precio muy alto ante este evento tan significativo en nuestras vidas. Nuestro sistema inmune también sufre los efectos del estrés por nuestra pérdida, mostrando una caída en los niveles de actividad de los linfocitos-T, que son unas células muy importantes para la lucha contra las infecciones como los resfriados y otras infecciones menores.

Estos síntomas son respuestas perfectamente normales ante semejante vivencia negativa, pero si nos informamos y entendemos qué está ocurriendo en nuestro cuerpo podremos lidiar mejor con esta situación y sabremos si es normal sentir lo que sentimos o si es necesario buscar ayuda profesional.

Aprovecho para recordaros que estoy a vuestra disposición para atender vuestras consultas y daros apoyo en el duelo de una manera integral, combinando sesiones presenciales y virtuales, o podemos realizar todo el trabajo de duelo online.

Si os apetece, me encantaría leer vuestros comentarios sobre este tema y conocer vuestra experiencia personal al respecto. 

Os envío desde aquí un cariño saludo. 

Ana Maestro

 

Comentarios

  • Amparo Carmona jueves 26 de noviembre de 2015

    Mi experiencia en la primera fase del duelo por el fallecimiento de mi hijo, después de una enfermedad oncológica y con tan solo 21 años de edad y en concreto el día 24 de Diciembre, fue la sensación física de falta de energía, sentía un cansancio extremo y tuvieron que pasar varias semanas para poder hacer una caminata de 5 minutos sin sentirme cansada. <cuando quería acelerar el paso me faltaba aire. Poco a poco fueron pasando esos síntomas y me ayudó mucho leer libros como por ejemplo la rueda de la vida de la Dra. Kubler Ross y escuchar una música que me aportara serenidad. La próxima navidad se cumplirá el 6º aniversario y todavía noto lo que me irrita los ambientes ruidosos, me producen una sensación de estres que me entran ganas de salir corriendo para volver a un ambiente de serenidad y silencio.

  • patricia pizarro molina sábado 28 de noviembre de 2015

    Hola sabes k yo perdí a mi hijito el 7de marzo de 2010. Desde ese día mi vida cambio totalmente vivo el día esperarando si amanezco al otro No siento miedos trato de no llorar pues mi esposo se molesta. El duelo lo llevo sola puedo decir k estoy entre la vida y la muerte no se si alguien necesita d mi creo ser más un problema k algo k kieran ver bien

  • patricia pizarro molina sábado 28 de noviembre de 2015

    Hola sabes k yo perdí a mi hijito el 7de marzo de 2010. Desde ese día mi vida cambio totalmente vivo el día esperarando si amanezco al otro No siento miedos trato de no llorar pues mi esposo se molesta. El duelo lo llevo sola puedo decir k estoy entre la vida y la muerte no se si alguien necesita d mi creo ser más un problema k algo k kieran ver bien

  • Ana Maestro (Psiquemocion) martes 1 de diciembre de 2015

    Hola Amparo y Patricia,siento mucho vuestras perdidas, la vida no nos prepara para perder a un hijo. Amparo, comprendo que busques lugares que te aporten sernidad,tu interior ya tiene suficiente alteracion. La musica es buen aliado para conseguir momentos de paz. La lectura tambien ayuda, pues muchas veces, nos ayuda a enteder que nos está pasando. Patricia, me llega mucha soledad en tus palabras. Llorar una perdida nos alivia, ya que no siempre encontramos palabras para expresar nuestro dolor. Patricia y Amparo os invito a conozcais las diversaas opciones de acompañamiento en el duelo que artmemori os propone, tanto yo como mis compañeros/as estariamos encatados de acompañaros. Os envio un fuerte abrazo!

  • Veronica Baltazar domingo 26 de junio de 2016

    Mi hijo lleva 2 años y medio q murio ya e pasado x varias etapas de duelo y pues ya trato de salir de esto, pero no puedo no m.gusta salir, ya no quiero trabajar, hay veces q no m.levanto x q m siento cansada y solo hago una comida por dia.

  • Sandra Caballero domingo 26 de junio de 2016

    Ami por desgracia me toco vivir un atentado en el cual mataron frente a mi a el hombre y amor de mi vida el 5 julio se cumplen 10 meses para mi parece que fue ayer la failia de el me culpó por quedar viva a duras penas me dejaron estar en el velorio y al panteon me prohibieron asistir amenazandome con golpearme a los 8 dias se metieron a mi casa a robar dejándome sin nada me tuve que dejar mi casa y negocio ya que los asesinos me conocen hoy por hoy sigo en el proceso desde entonces vivo con dolor de espalda cintura ,primero baje mucho de peso ahora siento que estoy engordando por comer por ansiedad

  • Betty domingo 26 de junio de 2016

    Hola hace 8 meses y tres semanas que mi hijo partió al cielo Yo personalmente me siento que he llevado un duelo muy sano , pues mi socorro.ha sido mi Dios que me ha sostenido durante este duro proceso y mi Fe que me mantiene en pie He entendido que no existe. Consuelo terrenal por eso he optado por mantenerme firme em el Señor Tengo y se que vendrán muchas.muchss días de dolor y vacío , porque duele mucho la ausencia de mi hijo , peto así como caigo me levanto y recuperó fuerzas Me.alimento del amor y las enseñanzas que mi hijo me dejo y se.que continuar mi vida y ser mejor ser humano es el más grande homenaje para mi hijo Claro está que nuestra vida ya nunca será la misma , no son los mismos intereses , el mundo externo ya no encaja en el nuestro , porque nuestro mundo es otro donde byscamos solo paz y amor

AGREGA UN COMENTARIO

El correo electrónico no será publicado.