Teléfono: 974 420 779

info@artmemori.com

Sentirse acompañado en el duelo

  • lunes 11 de mayo de 2015

A medida que pasa el tiempo, puede que nos sintamos solos, incomprendidos en nuestra forma de manifestar el duelo y en ocasiones podemos sentir el abandono de los que considerábamos amigos, quizás porque ellos no saben cómo ayudarnos (Rosa Mª Martínez, “Cicatrices del corazón, 2010), qué hacer o qué decir y creen que si nos preguntan o hablan de nuestra pérdida nos pueden hacer daño.

 

Al mismo tiempo, nosotros mismos con nuestra actitud puede que rechacemos el acercamiento de las personas que nos quieren ayudar. A veces lo hacemos porque tenemos miedo de que los demás se cansen de nosotros, de nuestra tristeza y entonces nos mostramos mejor de lo que realmente estamos.

 

Es muy importante el poder contar con personas que nos acompañen en este momento porque aunque no pueden evitarnos el dolor que sentimos sí pueden hacer que todo sea más fácil. Nos pueden ayudar en el día a día, en las cosas cotidianas, llegar a donde no llegamos, en las tareas de casa, en el cuidado de la familia, los niños, con el trabajo, en definitiva eliminando obstáculos…

 

Puede que no nos apetezca salir, que no nos encontremos con ánimo, pero como se agradece cuando nuestros amigos, vecinos y familiares siguen contando con nosotros, y siguen llamando repetidamente aunque rechacemos la invitación.

 

Por todo ello el aceptar y permitir la compañía de nuestros allegados en nuestra vida diaria, no solo en los primeros momentos tras sufrir la pérdida, nos ayudará en nuestro proceso de adaptación a la pérdida.

 

Es tranquilizador saber que tenemos siempre a alguien cerca, con quien poder compartir y expresar nuestros sentimientos, pensamientos y vivencias a lo largo de nuestro duelo.

 

Marta Sariñena Salamero.

Comentarios

AGREGA UN COMENTARIO

El correo electrónico no será publicado.