Teléfono: 974 420 779

info@artmemori.com

Duelo masculino ¿exclusivo de los hombres? (2ª parte)

  • lunes 11 de mayo de 2015

Retomamos de nuevo el tema del duelo desde una perspectiva de género iniciado en mi anterior artículo “Hombres y mujeres ¿respondemos igual ante la pérdida?”Vamos a observar como, efectivamente, cada persona adopta un estilo diferente de afrontamiento y que no siempre tiene que responder el estilo a nuestro sexo.

 

Se han englobado dentro del duelo masculino conductas de afrontamiento que tradicionalmente se corresponden a la forma de responder de los hombres a las pérdidas. Algunas de estas conductas de afrontamiento son:

  • La intelectualización.
  • La expresión de emociones como la rabia, la ira y la culpa.
  • El sumergirse en la realización de diferentes actividades.
  • La orientación natural a la resolución de problemas asociados a la pérdida, en vez de confrontar directamente el dolor producido por ella.

 

Pero el duelo masculino no es exclusivo de los hombres, sino que muchas mujeres también pueden mostrar conductas de afrontamiento típicas del género masculino. Así lo afirmaron Terry Martin y Kenneth Doka en su artículo “Masculine Grief” en “living with Grief after sudden loss, 1996”.

 

Algunos aspectos que nos acercan a conocer mejor como es el duelo masculino:

  • Los hombres no lloran, pero les duele.

 

En ocasiones se les tiende a juzgar como insensibles por su aparente poca reacción emocional, pero esto no significa que ellos sientan menos dolor, sino que la forma en que culturalmente han aprendido a expresarlo es distinta.

  • Las expresiones que más se demuestran son la ira y la rabia.
  • Los hombres experimentan más sentimientos de culpa  particularmente justo después de la pérdida.

 

Esto se relaciona con el papel de “protector” que se les ha inculcado y cuando un ser querido muere tienen la profunda sensación de haber fallado y más cuando era uno de sus “protegidos” (hijos, amigos, padres o cónyuge). Se castigan con frases como: “No estoy seguro de haber hecho todo lo que pude”.

  • Los hombres tienden a rehusar la búsqueda de ayuda o compartir su dolor.

 

Aprenden a ocultar sus reacciones y su vulnerabilidad ante otros, para no ser juzgados como “débiles”. Prefieren expresar sus sentimientos en soledad, en lugar de buscar el compartirlos con otras personas.

  • Los hombres sobreestiman su autosuficiencia, la capacidad de valerse por sí mismos.

 

Esto puede llegar a privarles de la ayuda necesaria.

 

El duelo significa confrontar sentimientos intensos. Para quienes expresan su duelo de forma masculina, frecuentemente, se obvia esta confrontación y se intentan evadir o reprimir emociones extremas.

 

¿Cómo podemos ayudar a las personas que manifiestan un duelo masculino?

 

Además del apoyo básico, del estar ahí para acompañarles en sus necesidades siempre y cuando nos lo permitan, hay algunas cosas que podemos hacer para ayudarles a pasar por esta situación tan difícil.

  • Dar valor a las expresiones afectivas del dolor, pero no insistir en que llore. A veces llorar no es lo que más tiene que aliviar, depende de su función, pero llorar por llorar a veces no nos ayuda a elaborar nuestro duelo.
  • No inhibirle en su expresión de dolor. Asegurarle que perder el control de sus emociones es una respuesta normal ante la pérdida de un ser querido
  • Respetar su necesidad de buscar un espacio privado para dar salida a sus emociones
  • Fomentar la ventilación positiva de los sentimientos de ira o de agresión como por ejemplo gritar en privado o golpear una almohada.

 

Los hombres buscan solucionar los problemas derivados del fallecimiento, más que expresar su dolor. Cuando se deciden a pedir ayuda lo hacen porque se sienten irritables, sufren de insomnio o tienen problemas en el trabajo, con los amigos, la familia…etc. Ellos intentan solucionar antes estos problemas que enfrentarse directamente al dolor de la pérdida que subyace bajo todos ellos.

 

Así que es importante estar alerta si presentan conductas autodestructivas como el consumo de alcohol o la práctica de actividades de alto riesgo, así como si comienzan a presentar problemas en las relaciones interpersonales o familiares porque en este caso deberíamos alentarles en la búsqueda de ayuda profesional.

 

En definitiva,

 

“Lo importante es entender la forma que cada uno de nosotros tiene de elaborar el duelo, independientemente de si seguimos o no la “norma” de nuestro género”.

Robert Neimeyer

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • “Masculine Grief” de Terry Martin y Kenneth Doka en “Living with grief after sudden loss”, 1996.
  •  Robert A. Neimeyer. “Aprender de la Pérdida: Una guía para afrontar el duelo”. Paidós 2001.

Comentarios

AGREGA UN COMENTARIO

El correo electrónico no será publicado.