Teléfono: 974 420 779

info@artmemori.com

¿Cómo nos comportamos con quien acaba de sufrir la pérdida de un ser querido?

  • lunes 11 de mayo de 2015

La muerte todavía es un tema tabú en nuestra sociedad. En palabras de Elisabeth Kubler Ross, “la muerte es todavía un acontecimiento terrible y aterrador, y el miedo a la muerte es un miedo universal aunque creamos que lo hemos dominado en mucho niveles”.

 

En mi opinión, creo que tendemos a negarla, como si no existiera, hasta que tarde o temprano, nos encontramos con ella. Y es en este momento, cuando alguien cercano pierde a un ser querido por ejemplo, que no sabemos cómo actuar ante su dolor, ni que hacer, cómo tratarle, qué decirle a esta persona que pasa por un trance tan doloroso. Queremos ayudarle, que la persona sienta alivio cuanto antes y decimos y hacemos lo que consideramos con la mejor de las intenciones. Pero esta es una labor difícil ya que en estos primeros momentos de la pérdida no encontramos palabras de consuelo que puedan mitigar su sufrimiento.

 

Solemos recurrir a creencias  y frases hechas y populares que existen en nuestra cultura, y que todos hemos ido aprendido a lo largo de nuestra experiencia vital como: “Tienes que seguir adelante”, “Es ley de vida”, “Ha dejado de sufrir”, “Está en un lugar mejor ahora”, “Tienes que ser fuerte por tus hijos, o por tu marido…”, “Lo mejor que puedes hacer ahora es…”

 

Estas afirmaciones no son más que formas que tenemos de protegernos y de intentar proteger a los demás de la magnitud del dolor causado por la pérdida. El resultado es que nosotros no nos sentimos cómodos diciéndolas, y la persona que está en duelo tampoco porque se ven obligadas a seguir hacia delante como si nada hubiera pasado.

 

Y entonces,

 

¿Qué podemos hacer o decir ante una persona que acaba de sufrir una pérdida?

 

Como dice Neymeyer (Aprender de la pérdida, 2001), sólo hay una respuesta “correcta” y es que debemos dar una respuesta auténtica y personal, dejando que nuestra preocupación y nuestro deseo de escucharla y compartir su dolor nos sirvan de guía.

 

 “Lo que marca la diferencia no son nuestras respuestas o recomendaciones, sino nuestra disponibilidad para compartir los pensamientos y sentimientos más profundos del otro”

Comentarios

AGREGA UN COMENTARIO

El correo electrónico no será publicado.