Teléfono: 974 420 779

info@artmemori.com

Cuidadores y duelo anticipado

  • lunes 11 de mayo de 2015

Cuidar de una persona mayor o en situación de dependencia es una tarea tan dura como gratificante y muchas son las personas que se dedican a ello, especialmente dentro del ámbito familiar. La autora del siguiente artículo las califica de “héroes silenciosos” porque pese a dedicar su vida al cuidado de los demás, muchas veces pasan desapercibidos, sin el suficiente apoyo ni del entorno ni de la sociedad. Eva Lorenzo, trabajadora social, experta en atención a personas mayores y personas con diversidad funcional, dedica parte de su tiempo de manera altruista al blog Mi rincón de apoyo al cuidador, que hoy os presentamos y os animamos a visitar. Le hemos querido preguntar sobre el duelo en las personas que se dedican a cuidar de los demás, cómo es ese duelo cuando estás cuidando a una persona que por su enfermedad o edad sabes de bien seguro que su tiempo de vida es ya muy limitado. Hoy Eva Lorenzo colabora con Artmemori – Ayuda en el Duelo con el siguiente artículo.

 

El duelo es la reacción emocional, física y espiritual que aparece, en respuesta a la muerte o una pérdida significativa…en el caso de cuidadores de personas en situación de dependencia se puede producir un tipo específico de duelo llamado… duelo anticipado. 

 

El duelo anticipado es el que vive el enfermo y su familia cuando se les comunica la existencia de una enfermedad irreversible e incurable. Suele ocurrir en el caso de enfermedades crónicas en las que transcurre un largo camino desde que llega el diagnóstico hasta que se produce la muerte… es decir, se produce mucho antes de que ocurra la pérdida.

 

El duelo anticipado permitirá a las familias prepararse para una despedida emocional y física de aquel ser querido al que cuidan y cuyo desenlace es inevitable. Es una oportunidad para transformar el dolor en paz interior, enfrentando una muerte inevitable. Los expertos están de acuerdo en que en el duelo anticipado la muerte se acepta mejor ya que el mismo proceso de la enfermedad se acepta como una oportunidad para resolver cuestiones pendientes.

 

El duelo anticipado suele transcurrir en tres etapas principales:

 Cuando se conoce el diagnóstico de la enfermedad se produce un sentimiento de aturdimiento e incredulidad. Aparecerán sentimientos de ira, rabia y negación. Los familiares presentan un shock emocional.

 

 Se producen intentos para evitar la realidad… Se cuestiona el diagnóstico, se buscan responsables y alternativas… hasta que la enfermedad es asimilada pasarán por momentos de tristeza y depresión. Se suele dar también, un interés excesivo y preocupación por la persona que se irá.

 

 Reorganización. A medida que la enfermedad avanza, la familia y más concretamente el cuidador/a principal se van adaptando lentamente a esta nueva situación aunque nunca se pierden todas las esperanzas. Tentativa para adaptarse a la ausencia del ser querido, intento de aprender cómo serán las cosas sin la otra persona y asumir la soledad.

 

Aunque a priori, este tipo de duelo ofrece aspectos “positivos” frente a pérdidas inesperadas, los familiares deberán seguir una serie de consejos y pautas para que no se convierta en patológico y enfermizo, sobre todo si el fatal desenlace tarda tiempo en llegar:

 

• Consultar a los médicos todas las dudas que tengáis respecto a los cuidados en esta nueva etapa, el proceso de enfermedad y sobre cómo controlar todas las molestias derivadas de la misma.

 

• Vivir el presente: Disfrutad de lo que tenéis y no sufráis en exceso por lo que pueda pasar…Medid la vida en términos de calidad, no de cantidad.

 

• Expresar sentimientos y establecer una comunicación abierta y sin limitaciones. Es normal sentir angustia, miedo, rabia, tristeza, cansancio, depresión e incertidumbre. No temáis hablar sobre la inevitable despedida ni sobre aquellos temas que consideréis “pendientes”…esto os ayudará a asumir la pérdida en paz, serenidad y sin remordimientos.

 

• Escuchar atentamente cuáles son las preocupaciones y prioridades del enfermo. El proceso de morir da ansiedad, dolor y rabia pero la unión familiar en estos momentos es primordial. Tener paciencia con nuestros propios sentimientos y con los de la persona a la que cuidáis os ayudará a adaptaros a los cambios y vaivenes de este tipo de duelo.

 

• Proyectar y hacerse a la idea de cómo será la vida sin vuestro familiar pero sin dejar de disfrutar de su presencia.

 

• Aceptar el apoyo que os ofrezcan amigos, familiares, vecinos, etc. Si el dolor os sobrepasa, es recomendable que busquéis ayuda profesional.

 

• No olvidéis el “autocuidado”: alimentaos bien, haced ejercicio, descansad, no abuséis de fármacos…vuestro familiar os necesita, más que nunca, llenos de fuerza y vitalidad.

 

• Evitar que la enfermedad sea el centro de vuestra vida: intentad seguir trabajando, haciendo actividades que os gusten y teniendo momentos felices sin sentir culpa o vergüenza…. Compartid, si es posible, tiempo y momentos de ocio con vuestro familiar.

 

• Aunque la pérdida sea esperada no por eso va a ser menos dolorosa…cuando se produzca el fallecimiento, volverán a revivirse las fases anteriormente descritas, aunque quizás durante menos tiempo… no tengáis prisa…vividlo con calma y serenidad.

 

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.” Viktor Frankl

 
Enlaces relacionados:
La familia y la enfermedad terminal 
Cuidados paliativos

Comentarios

  • Natalia jueves 4 de junio de 2015

    Me parece muy interesante el tema. Gracias

  • Leticia Pinedo Terán martes 21 de julio de 2015

    Tarde encontré este artículo y este blog, pero alivia mi espiritú el que al leer el artículo, comprendo lo que estoy experimentando, mi papá acaba de fallecer y fué muy desgastante mental y espiritualmente, porque llegué a sentir culpa, coraje, desilusión, etc. Gracias por tan valioso y acertado artículo.

  • Equipo artmemori martes 21 de julio de 2015

    Hola Leticia, lamento mucho la muerte de tu padre y te agradezco tus palabras tan amables. Efectivamente acompañar a un ser querido en el adiós es una tarea difícil, pero también un símbolo de amor sin igual. Esperamos que poco a poco puedas ir elaborando tu duelo, mientras nosotras continuaremos aquí por si podemos ayudarte en algo. Recibe un afectuoso abrazo. Begoña (equipo Artmemori).

  • iñaki peña martes 21 de julio de 2015

    Proyectar la rabia sobre los psicólogos en este caso no creo que cambie el curso de las enfermedades ni el sufrimiento de las personas, ni por supuesto contribuye a la paz interior de cada una.

  • carolina vargas martes 21 de julio de 2015

    Estoy pasando por ese momento con mi papá y no es facil aceptar q va a partir, pero tampoco es facil verlo como sufre con el dolor. Nunca se prepara uno para aceptar la perdida de quien amas.

  • fernavo martes 21 de julio de 2015

    totalmente de acuerdo con carolina y en desacuerdo con todos los hipócritas psicólogos también estoy pasando por esa etapa de ver a mi padre y hermano al mismo tiempo como sufren ambos en silencio `porque no hay cura para sus enfermedades y solo aguantan el dolor y sufrimiento en salas frías de hospitales sin un solo psicólogo o asistente que ayude en las propias salas de internacion , cuando no tienes dinero para pagar a un psicólogo que trate a un enfermo pues muere sin encontrar eso que busca la mayoría de las personas nunca mueren en paz porque ellos ven el sacrificio que uno hace y no pueden agradecer como ellos quieren es mas al consultar a psicólogos uno tiene que estar preparado para pagar ya que una consulta psicológica al menos acá en Argentina no baja de 200 dolares por secion y para una persona enferma que enfrenta la muerte y sabe que le esta llegando día a día una consulta cuesta mas de 500 dolares y de ahí el tratamiento psicológico para que pueda partir en paz es un abuso deverian de vivir todo esto para poder ser capaces de siquiera dar una pauta o consejo ya que ellos viven en mansiones y no saben nada de sufrimiento porque ponen a sus enfermos en hospitales y con sus seguros sociales cubren sus gastos o encierran a los mayores en asilos para ancianos y mueren solos mayormente tragicamente y siguen como si nada cuando les toca A ELLOS ESE LUGAR TIENEN TODO PAGO APRENDEN PERO NO PUBLICAN NADA PORQUE SE MUEREN ANTES LOS MUY HIPÓCRITAS CONDENADORES SOCIALES

  • valeria martes 21 de julio de 2015

    Perdón, pero les aseguro que nadie se prepara para despedir a un ser querido por más que la muerte se vea venir inevitablemente. Al contrario de lo que se piensa, que este tipo de duelo puede tener “aspectos positivos”, es uno de los más crueles y despiadados. Ver morir lentamente en vida a alguien que amas y que no puedes hacer nada para cambiar su destino. Totalmente en desacuerdo. El que no lo ha vivido, no puede comprender.

  • marcela martes 21 de julio de 2015

    totalmente de acuerdo con valeria los psicologos no entienden como se sufre ver que nuestro ser amado mi madre va muriendo dia a dia es algo insoportable te felicito valeria

AGREGA UN COMENTARIO

El correo electrónico no será publicado.